Consigue tu objetivo financiero en 5 pasos

PorDavid

Consigue tu objetivo financiero en 5 pasos

Si compartes sabemos que hacemos un buen trabajo y nos inspira a crear más contenido de valor, tus me gusta también son importantes para nosotros GRACIAS:

¿Cuál es tu objetivo financiero?

Lo digo porque hay una alta probabilidad de que no lo alcances y no lo digo yo, puedes consultar diferentes estudios que aseguran que mucha gente cada vez que comienza el año, se plantean diferentes objetivos y que, al cabo de un mes, o menos, ya han pasado a la historia.

Nunca entendí porque la gente se espera a principio de año para establecer objetivos. Cuando deseas comenzar con algo, a trabajar en una meta financiera, cualquier mes es bueno y no hace falta esperar a enero.

 

objetivo financiero

 

Si quieres ser de las personas que rompen con esa estadística tan desastrosa, te indico varios pasos a desarrollar para que esta vez sí, lo lleves a cabo y lo cumplas.

Por tanto, si quieres conseguir alcanzar tu objetivo financiero tienes que llevar a cabo una planificación, un seguimiento y control adecuado.

¿Vamos con los cinco pasos?

Planifica la gestión de tus finanzas

Antes de comenzar a ponerse manos a la obra, primero hay que establecer algunas indicaciones para llevar a tu cabo tu objetivo financiero. Como has visto es muy importante, ya que te va a permitir tener mayor claridad para conseguirlo.

En esta parte hay que definir la envoltura de tu objetivo, es decir, los rasgos superficiales. Cómo llevarás el control y validarás tu objetivo con el fin de cumplirlo.

¿Vas a ponerte metas intermedias?

Imagínate que deseas comenzar a invertir en bolsa, previamente tendrás que formarte a través de algún curso, seminario, libro… eso lo decides tú. Inicialmente vas a estipular el tiempo que vas a dedicarle a formarte. El hito semanal sirve si sabes que, a las semanas, sin un seguimiento, te lo puedes dejar.

¿Quieres llevar algún método semanal, mensual… para ver si estás cumpliendo con el camino marcado?

Para afrontar cualquier objetivo hay muchas maneras de llevarlo a cabo, decide cuál de ellas te conviene, con qué intensidad vas a llevarlo a cabo.

Si tu objetivo es ahorrar algo más, puede establecerte algún método que te sirva para ahorrar x dinero a la semana. Si, por el contrario, quieres ver los resultados al final del mes, que el método sea ahorrar x al final de mes.

¿Quieres establecer métricas que sirvan como indicadores de lo que estás logrando?

Para esas metas puedes indicar algunos rangos para saber cómo vas. Y que no sea solamente, “sí” o “no”. Tiene que cómo una nota y sobre todo sé honesto contigo mismo.

 

planificación

 

Si en el proceso te engañas a ti mismo, las probabilidades de éxito se verán reducidas ya que estarás distorsionando la realidad y por tanto los resultados.

Estas son las 3M que te van a servir de pegamento para unir y fortalecer tu gestión de tu objetivo para los vaivenes temporales.

Recopila requisitos de tu objetivo

Una vez sabes la planificación financiera que vas a llevar para conseguir tu objetivo, tienes que recoger información para dar con los requisitos, es decir, lo que vas a necesitar conocer, aprender y aplicar para obtenerlo.

Además, habrá que registrarlo de alguna forma para que quede por escrito y sirva como parte de la línea base del objetivo.

Para este ejercicio de búsqueda de información, te puedes apoyar en expertos, personas que ya lo hayan conseguido y tengas acceso a ellos para preguntarles. A día de hoy, contactar con ellos es mucho más fácil. Normalmente si investigas su web darás con alguna forma de contactar. O a través del correo o del formulario.

También dispones de mucho conocimiento en los libros y que puedes aprenderlo, en foros donde se trate el tema para recibir diferentes perspectivas… también en el caso que requieras algo más, puedes realizar algunos cuestionarios entre tu entorno para conocer su opinión.

Nunca sabes si puede llegar a tus ojos algo en lo que no habías pensado.

Con toda esta tormenta de ideas para adquirir conocimiento, te tocará identificar qué requisitos vas a querer que tenga tu objetivo. Para este caso hay varias metodologías que te ayudan a estructurar un poco todo esto, te enseño:

Modelo Kano:

Este método te ayuda a clasificar, las preferencias que quieres sobre tu objetivo financiero, en cinco categorías.

Las categorías reflejan como un grado de satisfacción por conseguirlo. Desde las que te darán rechazo hasta las motivadoras y esenciales:

Los básicos: Son los mínimos que debe cumplir para llevarlo a cabo.

Los deseados: Son un escalafón más en cuanto a las preferencias, y hacen referencia a los que te van a permitir poder comparar con otras alternativas.

Los motivadores: Estos son los que darán el plus a tu objetivo financiero. Si se dan, es fantástico, pero es posible que se cumpla alguno aislado.

Los indiferentes: Da igual que estén o no, no van a influir en tu decisión por alcanzarlo.

 

inteligencia financiera

 

Los de rechazo: Son los que te harán automáticamente, desecharlo o simplemente tener la necesidad de buscar otro enfoque para lograr el objetivo.

Lo que hay que realizar a continuación, es con la información recogida, hacer un listado con los requisitos y clasificarlos.

Una vez dispones de esto, toca priorizarlos por las diferentes categorías con el objetivo de disponer de los requisitos más conformes a ti.

Debes tenerlo en mente para llevarles la trazabilidad.

Define tu objetivo financiero

Ahora toca realizar una descripción detallada de lo que va a abarcar. Cuanto más concreto seas, mejor, ya que podrás visualizarlo con mayor nitidez.

Como mínimo debería contestar a estas preguntas:

¿Qué esperas conseguir? El resultado

¿Cuándo quieres conseguirlo? El límite

¿A quién necesitas? El equipo, el entorno.

¿Qué riesgos hay? Identificarlos

¿Qué planificación tienes? Una hoja de ruta

¿Qué coste implica? El dinero a conseguir

¿Qué requisitos necesitas?

¿Qué tareas principales son las que necesitas desempeñar?

 

meta financiera

 

Los pasos anteriores sirven para llegar a este punto con las ideas más claras y con un estudio, al menos superficial de lo que quieres conseguir. Fíjate que cuando preguntas a la gente, en muchas ocasiones, la respuesta típica a cuál es tu objetivo financiero, es tener la libertad financiera.

Ahora entiendes que hay más parámetros que se escapan si no te centras más en un buen enunciado de tu objetivo.

Y por eso, considero que hay tanta gente que no consigue lo que se propone porque no adquiere la inteligencia financiera adecuada antes de ponerse con la redacción de su objetivo financiero.

Algo importante es que va a tener que ser iterativo, es decir, susceptible a cambios. Habrá cambios de necesidades, oportunidades, metas y objetivos que aparezcan más adelante.

Se trata de ir combinando la visión que se tiene al principio con la que se va a ir formando a medida que vayas adquiriendo conocimiento y recogiendo más información.

Con esto lo quiero decir es que cuando ya tengas totalmente definido tu objetivo financiero, no debes ceñirte a él como si fuese inamovible ya que te darás cuenta de que puede sufrir algunos cambios debido a tu evolución personal con el dinero.

Crea un plan

Muchas veces te apabullas por lo que puede suponer llevar a cabo cierto objetivo o que, lo ves muy lejos para tener que comenzar. Este es el motivo por lo que aparecen las limitaciones. En ocasiones la gente, para sentirse más cómodo, organiza alguna meta que ya desde el comienzo no le supone grandes esfuerzos y sacrificios.

 

finanzas

 

Esto es provocado por el temor de no conseguirlo. Claro, si es así, a quién se le puede echar la culpa. Para contrarrestar esto, se buscan metas financieras que no supongan demasiado esfuerzo y que ya desde el principio no haya nada de incertidumbre para alcanzarlo.

Con esta mentalidad lo que se consigue es que inconscientemente te estanques. Ya lo decía Harv Eker en su libro “Secretos de la mente millonaria”, cada persona tiene un termostato interno en el que tiene fijada una temperatura (un límite) y que por mucho que se quiera cambiarlo, se tiene definido así. La única manera de “romper” esa limitación es dejar de perder miedo a ser más ambicioso.

Hay una forma que puede ayudarte a hacer frente a metas más complejas y largas en el tiempo.

¿Cómo?

Desglosándola hasta llegar al nivel en el que resulte mucho más fácil y manejable para gestionarla. Así de fácil.

Es subdividir la meta en componentes más pequeños.

Ya habrás definido tu objetivo financiero con lo que ahora toca, descomponerlo. Si, por ejemplo, tu objetivo financiero es invertir en bolsa, un trabajo sería encontrar un bróker para realizar esa compraventa de acciones.

 

estructuración

 

¿Qué necesitas para ello?

Para realizar la descomposición de tu objetivo, debes aprovechar lo aprendido cuando hiciste la recolección de requisitos ya que es indispensable conocer cuáles se necesita en cada paquete de trabajo.

Esto se denomina la regla del 100%, es decir, todo los de los niveles inferiores (el descompuesto), deben incluir todo para la consecución del objetivo. Lo que quede fuera no debe realizarse. Hay que indicar la duración mínima y máxima de cada una de ellas.

Sí indicas duración a las tareas descompuestas, te vas marcando hitos para su consecución. Irás conociendo si están yendo por el camino que te marcaste o está sufriendo algunos retrasos por tu parte.

Haz el seguimiento

Una vez todo esto, ya lo que tienes que asegúrate es que vas a ir cumpliendo lo anterior. Se puede decir que la planificación ya acabó y ahora toca ejecutarlo.

Cuanto mejor esté hecho la planificación de lo que quieres alcanzar con tu objetivo financiero, mejor.

Por supuesto y como comenté, puede sufrir cambios a medida que vayas avanzando. El paso a la acción muchas veces es lo que ocurre. Hasta que no estás llevándolo a cabo no te das cuenta de la realidad.

Eso puede suponer algunos cambios, de ahí el control que vas a tener que ir haciendo. Además, irás detectando el rendimiento que le estás sacando.

Sobre todo, tienes que enfocarlo, de manera que el control sea lo más fácil posible ya que si lo haces complicado puedes dejarlo y eso sería un fracaso.

 

éxito

 

Organízate en función de los hitos (objetivos intermedios) que te hayas puesto y haz el control. Puedes destinar un domingo para ver la evolución financiera.

Cada día es un buen momento para realizar algo por pequeño que sea para alcanzar tu objetivo financiero.

Para acabar el artículo, quiero compartir una frase que me acompaña desde hace mucho tiempo y es de Walter Disney: “Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana.”

PD: Te agradecería mucho si te ha gustado que lo compartas en las redes sociales o hagas un comentario. 

Factoría de Activos te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones serán tratados por Factoría de Activos como responsable de esta web. La Finalidad es el envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign cuyos titulares son ActiveCampaign, LLC, respectivamente, alojadas en EEUU que garantizan las medidas de seguridad encaminadas a proteger la privacidad. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a [email protected] o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en (POLÍTICAS DE PRIVACIDAD)

Si compartes sabemos que hacemos un buen trabajo y nos inspira a crear más contenido de valor, tus me gusta también son importantes para nosotros GRACIAS:

About the author

David administrator

    Leave a Reply

    avatar
      Subscribe  
    Notify of